Hipotermia



Espectáculo de Pilar Medina, que busca adentrarnos en lo más frío de nuestro ser. Que reflexionemos sobre el entumecimiento que vamos viviendo evidente en el enfriamiento entre las relaciones personales, la cercanía a las relaciones a través de la tecnología así como el que se ha generado a nivel climático y ambiental. A través del movimiento corporal, gestual y de las emociones, Pilar nos deja percibir los distintos niveles y etapas por las que pasa el ser humano, desde la gestación hasta la muerte.

Tonos y variaciones calóricas que son reflejados por la iluminación de Zapatero con quien trabajé, buscando acompañarla en cada paso, desde lo más frío hasta lo más cálido. Estructuras de luz reflejadas en el piso de lámina de la escenografía de Ballina, que acompaña estos estados y propone que se perciba como una superficie de hielo desde que inicia hasta que las propias paredes heladas se convierten en alas y se van diluyendo esos límites. La música del “Chas” un elemento también fundamental de este espectáculo y que nos permite sentir todas estas etapas que propone Pilar y que cobijan sus movimientos. Sin duda un trabajo de equipo fascinante donde el espacio permite a Pilar plantear este gran reto, donde la luz y la música dialogan fuertemente con sus movimientos y las espacialidades propuestas.