Solsticio de Invierno


El reto en esta puesta en escena en cuanto a la iluminación, era lograr que se definieran las especialidades interiores y exteriores con luz cálida y fría, donde incluso de manera simultánea se representaba un interior en las áreas de la “maqueta de la edificación” un edificio neoyorkino y en escena con los actores un exterior frío y nevado o viceversa.

La escenografía también de Víctor Zapatero, representaba estar en un edificio neoyorkino al interior de uno de los departamentos al igual que en la calle. Los dos actores al estar representando más de un personaje eran ayudados con la iluminación para traer a escena la espacialidad donde se encontraban otros personajes en la historia de manera simultánea, escenas que incluso por segundos se alternaban con otras y se iban sumando al recorrido de las áreas del departamento, la calle o el acceso de la edificación.